Buscar este blog

martes, 29 de abril de 2008

Energía de las olas en el PaÍs Vasco

Una noticia publicada en el diario donostiarra "Noticias de Gipuzkoa" habla sobre la intención de Lakua (sede del gobierno vasco en Vitoria) de fomentar la construcción de diversas instalaciones de aprovechamiento de la energía generada por la fuerza maremotriz:

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/ediciones/2008/04/28/sociedad/gipuzkoa/d28gip6.1010512.php

Las previsiones del ejecutivo vasco apuntan a que la demanda energética de la Comunidad autónoma Vasca será cubierta hasta en un 7 o 10% para el 2018 o 2023 por medio de esta fuente de energía. En este sentido, la energía maremotriz apenas se encuentra desarrollada tecnológicamente , aunque existe en proyecto alguna instalación experimental (p.e, Mutriku en Vizcaya y Santoña en Cantabria), y por supuesto no se encuentra explotada comercialmente, a pesar de que dentro del artículo 2 del Real Decreto 661/2007 esté contemplada como una de las tecnologías de generación eléctrica comprendidas dentro del régimen especial en el grupo b3 y, por consiguiente, beneficiarias de una tarifa o prima regulada en su artículo 35, aunque sin distinguir entre un límite superior o inferior como en otros casos.

Las tecnologías contempladas para el aprovechamiento de la energía del mar y de las olas son diferentes:
  • Por un lado, se utilizan diques que cierran pequeñas bahías para aprovechar las olas horizontalmente o la fuerza de las mareas (no olvidemos que el artículo 2 RD 661/2007 habla de "fuerza de las olas o de las mareas) sin especificar concretamente a que se refiere cada fuente. En todo caso las tenemos que considerar como equivalentes ya que los movimientos de mareas también generan olas en cierto modo.
  • Por el otro, se aprovecha la energía vertical de las olas mediante boyas (esta es el sistema que se sigue en Santoña y que se prevé instalar en el futuro en las costas cantábricas del País Vasco. Es un sistema que tiene un menor coste medioambiental, aunque, obviamente generará problemas en cuanto al gran espacio que va a necesitar, con problemas para las zonas de barcos y de pesca, por lo que requerirá de un balizamiento y señalización especial.

En definitiva, el gran potencial de las olas y la fuerza de las mareas en la cornisa cantábrica hace pensar que en el futuro podríamos encontrarnos con una energía que se desarrole al nivel de la solar y la eólica. La regulación ya está ahí y lo prevé. Sólo hace falta que en el futuro se solucionen los problemas de carácter técnico.





1 comentario:

Pedro dijo...

No sé si lo leí en el DV o en el NdG, pero la idea del GV era aprovechar la fuerza de las olas, no la de las mareas.

De hecho, las instalaciones que aprovechan la fuerza de las mareas son muy parecidas a las centrales hidroeléctricas: embalsan agua cuando la marea está alta y la tiran cuando está baja... intentando aprovechando la caída con turbinas.

Este tipo de instalaciones se descartaban porque la diferencia de altitud entre las mareas altas y bajas es en Euskadi menor de 6 metros... mientras que en otros países donde se usa este tipo de energía, la diferencia es de más de 10 metros.

Otra cosa interesante que ponía en el DV es que se habían quejado las asociaciones de pescadores (tanto cacharro espanta a los peces) y... ¡los surfistas!.

Los del GV les tranquilizaban diciendo que las olas iban a perder menos del 1% de su potencia. Jajaja.